A todos los retailers les gustaría que sus tiendas de noche también estuvieran a la vista con un escaparate bien iluminado y visible a través de la persiana. Hasta ahora la única manera decente de conseguirlo es con las persianas tubulares, que son más caras y tienen un inconveniente: la gente puede introducir objetos a través de ellas. El agravante sería que nuestro establecimiento tampoco tuviera unas puertas detrás de la persiana. Por ello no es de extrañar que miles y miles de comercios duerman siempre tras una persiana gris, o a veces con alguna pintada gamberra.

Pero, los chicos de Psiqoart están dispuestos a remediarlo. Reivindicando el arte urbano y apostando por unas pintadas maestras, adornan nuestras calles ofreciendo a los comerciantes la oportunidad de seguir comunicando a los clientes aún con la persiana bajada. Creo que es una manera genial de darle un uso a ese espacio tan poco comercial de nuestros comercios. Otro secreto: lucir una fachada artística no cuesta tanto, los precios se mueven por debajo de los 500 euros para una persiana estándar y si les dejas acaban pintando también los toldos o escaparates…

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Share