El pasado junio, un mes antes de que PokemonGo explotará en nuestras caras, participé en el Observatorio de Moda de Modaes.es. Entre otras tendendecias y pronósticos de futuro, que no adivinaba tan cercano, comenté que el nuevo rol de las tiendas debe ser más abierto al espacio público.

Según la cita algo así como: “La nueva tienda será un espacio público abierto, una plaza que se abrirá a todo y será conquistada por los clientes. ” Podéis leer el artículo de resumen aquí.

pokestop

En julio, la fiebre PokemonGo ofreció por primera vez de manera muy explícita a los puntos de venta una nueva oportunidad de participar en algo que vaya más allá de su negocio y ponerse al servicio de los jugadores y tal vez convertirlos en sus clientes, si podían y sabían como reaccionar. En este artículo de Juan Merodio podéis enocntrar cómo utilizar el PokemonGo para marketing en el Retail.

No sé si la fiebre PokemonGo se ha enfriado, pero este artículo no va de eso, sino de reflexionar sobre el rol que juega el comercio en el panorama urbano y su función dentro de la multicanalidad y acceso online a cualquier producto. La tienda no puede seguir siendo solamente el lugar de acceso a productos porque eso está mucho mejor solucionado por Google, Amazon, y las miles de ofertas e-commerce o servicios como Uber o Glove que acercan productos desde la China o desde la primera esquina.

La nueva ventaja competitiva del punto de venta es su presencia física, su espacio público disponible, su experiencia y su atmósfera mucho más que los productos que pone a disposición. Desde esta nueva perspectiva la tienda es como si fuera una plaza, un lugar de encuentro que puede tener un parque infantil, una cafetería, un restaurante, un escenario, un mercado, un parking de bicis, un banco para descansar, una fuente, un punto de entrega, un escondite… Cada tienda debe elegir cómo utilizar ese espacio y qué ofrecer, pero para ser frecuentada y estar al servicio de los clientes, no para ser una maquina de vender sus productos.

Si además ofrece productos que enriquecen ese contexto y les aportan un beneficio a los que frecuentan la plaza perfecto, pero hay que trascender el producto como oferta única y aprender a ofrecer el espacio y tiempo en la tienda como valor. Esto sería empezar a volver a formar parte de la vida de los clientes y supone una vuelta a los orígenes cuando en los puntos de venta se socializaba y se creaban comunidades. Todas las herramientas online además están a nuestro alcance para ser el lugar de encuentro físico de unas comunidades que están ya creadas. Lo más divertido que pueden hacer unos amigos un sábado por la tarde ya no es irse de compras, pero siguien quedando… ¿por qué no en tus tiendas?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...