Ha sido una tendencia relativamente reciente la de la especialización, o la de ganar profundidad en la oferta. Os sonará ya el long tail, o cuando escribí sobre como ampliar nuestra clientela profundizando en la oferta con un interesante ejemplo de Seth Godin.

Pues el péndulo se ha vuelto a mover.  La alta especialización está dando lugar a la flexibilidad, según leo en este post sobre el Retail Health Ratings. Tampoco se trata de volvernos locos y deshacer lo hecho. Más bien es una reflexión que en un mundo tan cambiante como el actual tiene su sentido. Además viene del mercado norteamericano que siempre va unos pasos más adelante.

Dicen estos expertos que los comercios están demasiado enfocados en el producto, lo cual con los cambios de moda puede ser un tanto arriesgado. Por ello recomiendan enfocar el retail en la marca y los valores y ser más flexibles en el producto. Un buen ejemplo sería una tienda de submarinismo, que es ya de por si un producto especializado. Según esta recomendación es menos arriesgado abrir una tienda que venda experiencia y valores como  “maneras de disfrutar del mar”. Así según van cambiando las modas se podría ir adaptando a otros deportes acuáticos nuevos o más atractivos cuando el submarinismo pierda adeptos.

Personalmente, creo que hay que encontrar un equilibrio y tampoco ir variando de la tipología de producto a la primera de cambio. Eso sí la marca debería poder abarcar algo más que el simple producto y desde el punto de vista de branding tienen muchísima razón.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
más